Mae Hong Son, el paraíso tailandés protegido por la niebla