¿Conoces los Castros Celtas Gallegos?

¿Conoces los Castros Celtas Gallegos?

26/07/2022 0 Por oriol@zoomdestinos.com
¿Conoces los Castros Celtas Gallegos?

Los Castros son junto con los Dólmenes Iberos, Talaiots Baleares y otras edificaciones prehistóricas, una parte poco conocida de nuestra historia.

Corría la Edad de Hierro cuando algunos pobladores de tierras gallegas empezaron a establecerse en poblados más o menos grandes. De esta forma surgieron los castros celtas del noroeste de España, algunos de los cuales sobrevivirían hasta después de la llegada de los romanos.

En Galicia, la cultura de castros ha dejado como herencia un valioso patrimonio arquitectónico y artístico, que podrá admirar en museos y en los numerosos yacimientos que existen. Visitarlos es una ocasión inmejorable para descubrir en persona la historia de estos pueblos legendarios: su riqueza artesanal, sus tradiciones, su modo de vida…

Uno de los elementos que más le llamará la atención de los castros gallegos es su emplazamiento. Suelen estar localizados en montañas y sitios elevados, o cerca de la costa, para que la naturaleza les sirviera como medio de defensa. En la actualidad, esta particular ubicación le permitirá disfrutar, además, de unas vistas espectaculares.

Los castros eran recintos fortificados, rodeados de fosos y murallas. En su interior las viviendas de piedra, con planta circular y techos de paja, se distribuían en barrios, separados por calles y plazas. Otras construcciones más alargadas funcionaban como espacios de reunión o de culto, y algunos poblados incluso tenían baños de vapor. El Castro de Santa Tecla, en la localidad gallega de A Guarda (Pontevedra), es un ejemplo representativo, pero hay más.

En Galicia, destaca el Castro de Viladonga, en la villa de Castro do Rei (a unos 30 kilómetros de la ciudad de Lugo). Junto al yacimiento se encuentra su Museo Arqueológico, cuya exposición es un buen complemento de la visita. También podrá conocer, entre otros lugares interesantes, los castros de Baroña y Elvira, a menos de 65 kilómetros de Santiago de Compostela (A Coruña), o los de San Cibrán de Lás y Castromao, a poco más de 25 kilómetros de Ourense.